Blog

Sin categoría

PNL para Scrum Masters. Resolviendo impedimentos ‘mentales’

PNL para Scrum Masters

Resolviendo impedimentos ‘mentales’

 

Por

Jose Bernal

Agile Coach | ScrumColombia

 

¿Han tenido impedimentos que no son TI? ¿Han escuchado de personas de sus equipos algo como: “Es que soy lento”, “no sirvo para hacer scrum”, “no me sé comunicar”, “soy junior, por ende no me va muy bien”? Entre otros asuntos que nada tiene que ver con los procesos ni las herramientas. Si lo has escuchado, este paper te servirá para ir más allá de lo que hace cualquier otro Scrum Master.

 

Para comenzar, haré una breve definición de lo que es la Programación Neurolingüística (PNL) en mis palabras: Es un área de estudio de cómo el lenguaje, las palabras y el pensamiento configuran y afectan tanto los esquemas mentales (creencias) como la fisiología del cuerpo; y con base en este conocimiento, técnicas para su modificación.

 

Ahora bien, el objetivo de este paper es enseñar una técnica rápida para modificar esquemas en personas de nuestros equipos (y en nosotros mismos), esquemas que puedan estar apareciendo como impedimentos, se reconozcan como tal y se quieran cambiar.

 

Expondré algunos elementos fundamentales que son necesarios antes de la aplicación de la técnica y al final, explicaré cómo usarla.

 

El primer paso será tener clara la idea que se quiere cambiar, por ejemplo: “creo que soy lento”. Sobre la idea a intervenir, comenzaremos a indagar sobre las modalidades (o de forma muy común, -las características-) de ésta, esto significa que queremos entender cuál es la película que vive en la mente de la persona sobre esa idea. Todas las experiencias se viven en la mente bajo tres modalidades básicas: Visual, auditiva y Kinestésica. Del relato de la persona, será nuestro trabajo identificar cómo vive en su mente dicha experiencia, si es algo que ve, que oye o que siente y priorizamos la que tenga mayor influencia-dominancia.

Paso seguido, detallaremos las submodalidades que sean relevantes para la persona, esto es, de la modalidad cuál es el detalle en que se fija su mente.

 

Junto con identificar la modalidad predominante y sus  respectivas submodalidades (también para las otras dos modalidades no predominantes) debidamente priorizadas, debemos darnos cuenta si la idea es asociada o disociada, esto significa si la persona la vive en su mente la experiencia como espectador o como protagonista.

 

Modalidades Submodalidades (algunas de ellas)
Visual Imagen animada o estática
En color o blanco y negro
Poca o mucha luminosidad
Nitidez, definición
Ángulo de observación
Auditiva Volumen
Próxima o lejana
Inflexiones (palabras enfatizadas)
Procedencia del sonido: personas, objetos, naturaleza
Velocidad, tempo
Kinestésica Temperatura
Textura
Presión
Peso
Densidad

 

Ahora, indagaremos a la persona sobre una experiencia donde se haya sentido totalmente pleno en sus capacidades, que para nuestro ejemplo, que recuerde una situación donde se haya sentido en flow a un nivel senior. Haremos la misma tarea de identificar y priorizar de la modalidad predominante a la menos influyente, con sus respectivas submodalidades.

 

Con este insumo, comienza la intervención: incitar a la persona a que tome idea inicial que queremos modificar, tomar el listado de submodalidades priorizadas y llevarla a recrear en su mente desde la primera submodalidad (la modalidad más influyente) una por una. Entonces, si la submodalidad top es muy iluminada (en la modalidad visual), incitamos a la persona a que recree dicha situación enfocándose en la luminosidad y comience a quitarle la luz poco a poco, hasta que dicha imagen esté casi imperceptible por su poca luz; y repetir esto submodalidad por submodalidad. Por decirlo de una forma sencilla, ir paso por paso, quitándole el poder que tiene en su mente.

Al finalizar el listado de submodalidades, nos enfocaremos en que si la persona vive la experiencia de forma asociada o disociada. Lo más probable es que sea asociada, entonces la invitaremos a alejarse de ella, sacándose del protagonismo, y que comience a verla como una imagen cada vez más lejos, hasta que en su mente la toma y la lleve hasta el sol y queda totalmente fuera de juego.

 

Una vez terminado el listado de la idea a modificar, tomaremos el listado de submodalidades de la segunda experiencia que es potencializadora. Tomaremos desde la primera submodalidad y comenzaremos a aumentarla, como subiéndole volumen a nuestra canción favorita. Si la submodalidad top es de tipo auditiva de volumen, llevaremos a que la persona aumente mucho más el volumen en su mente; si es kinestésica de movimiento, la invitaremos a aumentar ese movimiento. Haremos que vivifique en su mente cada submodalidad y la exagere. Si dicha experiencia es disociada, haremos que imagine que entra en ella como protagonista, y desde allí, experimenta las submodalidades.

 

Para las personas que lean este artículo (Scrum Masters, Product Owners, agile coaches y demás), les recomiendo comenzar praticándolo con asuntos propios y notará usted mismo la diferencia.  Luego, podrá comenzar a usar esta herramienta con sus equipos. Cabe aclarar que no funciona con todas las personas, ni que es toda la técnica completa; ni siquiera estamos tocando la punta del iceberg de la intervención sobre la conducta humana, pero es un punto de partida práctico y rápido para ayudar a nuestros equipos tanto a ser más felices como a mejorar su productividad.

 

Referencias

 

Anthony Robbins. (1986). Poder sin Límites. España: DeBolsilloClave.

https://scrumcolombia.org/entrenamientos/certified-scrum-master-csm/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *